E Tribunal Supremo anula parcialmente la regulación sobre pérdida del requisito de honorabilidad que estableció el nuevo ROTT 

  • El Tribunal Supremo anuló el procedimiento establecido en el nuevo ROTT en 2019 sobre pérdida de la honorabilidad, admitiendo la impugnación presentada en su día por las federaciones de transportistas, al considerarlo poco garantista y trasponer incorrectamente el Reglamento europeo que lo regula.
  • Una vez publicada en el BOE, Ministerio y Comunidades Autónomas deberán paralizar todos los expedientes de pérdida de la honorabilidad que habían impuesto durante los casi dos últimos años, hasta que se tramite un nuevo proyecto legal.
 El Supremo ha admitido el recurso de las asociaciones de transporte

Como se ha venido denunciando reiteradamente por las asociaciones de transportistas, la nueva regulación sobre el requisito de pérdida de la honorabilidad fue una de las regulaciones más controvertidas incluidas en el nuevo Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), por las consecuencias tan graves que implicaba su aplicación, entre ellas el cierre de la empresa transportista, aun por causas no imputables a ella. Ello obligó a que las organizaciones de transportistas que componen el Comité Nacional de Transporte por Carretera presentasen en su día un recurso ante el Tribunal Supremo, que fue admitido a trámite, dictándose sentencia el pasado 15 de Octubre. Finalmente el 27 de Noviembre el Boletín Oficial del Estado ha publicado el extracto de dicha sentencia del Tribunal Supremo declarándose nula la regulación contenida en el nuevo ROTT sobre el procedimiento establecido para decretar la pérdida del requisito de honorabilidad, al resultar contrario a derecho “por la incorrecta trasposición” del Reglamento europeo que regula dicho requisito. 

La sentencia, que anula un precepto entero del nuevo ROTT que fue aprobado en Febrero del pasado año, señala que el procedimiento establecido se limita a un simple trámite de alegaciones, sin garantía alguna para el administrado, cuando debería haberse regulado un procedimiento administrativo completo. En palabras del propio Tribunal recogidas en la sentencia: “Por ello, hay que concluir que la finalidad de la exigencia del procedimiento administrativo completo tras la imposición de la sanción no puede ser sino el deseo que haya un procedimiento cuyo objeto específico sea precisamente la comprobación de si la pérdida de la honorabilidad es o no proporcionada.”

Consecuencias de la anulación

En consecuencia, una vez publicada la sentencia en el BOE, todos los procedimientos sobre pérdida de honorabilidad tramitados por las Comunidades Autónomas y por el propio Ministerio quedarán paralizados y sin posibilidad de tramitar nuevos procedimientos, sin que hasta la fecha el Ministerio de Transportes haya informado sobre cuándo iniciará el trámite de un nuevo proyecto que subsane las deficiencias legales dictaminadas por el Alto Tribunal.