La exigencia del Certificado Covid en Francia desde el Lunes, entorpece la actividad de los transportistas españoles

El 15 de Junio se aprobó el “pasaporte sanitario europeo”, un certificado digital oficial acreditativo de la situación sanitaria del titular a efectos del covid-19. El fin de este certificado es facilitar la libre circulación en todo el territorio de la Unión durante la pandemia.

Desde que la medida fuera anunciada, las asociaciones de transportistas han solicitado que los transportistas sean eximidos de la obligatoriedad de acreditar el Certificado Covid para sus desplazamientos en el interior de la Unión Europea, puesto que esta medida puede entorpecer el normal desarrollo de la actividad del transporte por carretera.

Siguiendo además las Recomendaciones del Consejo Europeo de garantizar para el sector los “green lanes” o corredores verdes libres de restricciones por motivos sanitarios, algunos países como Italia han acordado exceptuar de tal obligación a los transportistas extranjeros que accedan a su territorio, exigiendo solo que cumplimenten una Declaración de Desplazamiento, ya sea de modo online o en papel.

Sin embargo, desde el pasado lunes Francia ha establecido la obligatoriedad de exigir el Certificado Covid no sólo en los pasos fronterizos sino también para acceder a cafeterías, restaurantes, centros comerciales, hospitales y centros médico-sociales, al igual que para viajar en transporte público para trayectos de larga distancia.

En este sentido, están llegando a las asociaciones numerosas quejas por parte de transportistas españoles que están teniendo muchas dificultades para poder desarrollar su actividad debido a que gran parte de los códigos QR que se incorporan a los Certificados Covid expedidos por las Consejerías de Sanidad de las Comunidades Autónomas no son legibles en los controles que llevan a cabo las autoridades francesas en algunos pasos fronterizos, entorpeciendo gravemente la actividad del transporte internacional de mercancías.