El Gobierno recorta a la mitad el presupuesto para 2023 destinado a la retirada de los transportistas

Este recorte llega pese a que este año con el doble de importe presupuestario la mitad de las solicitudes de los transportistas quedaron excluidas de las ayudas por falta de presupuesto

El presupuesto que el Ministerio de Transportes va a dedicar el próximo año al Plan de ayudas a los transportistas de mayor edad y en situación de invalidez que anualmente otorga la Dirección General de Transporte Terrestre supone un recorte muy importante respecto del concedido este año 2022.

Este Plan de Ayudas se ha venido articulando como una medida de carácter social destinada a contribuir a la restructuración del sector del transporte por carretera ya que ha posibilitado que miles de transportistas hayan podido abandonar el sector debido a su avanzada edad o estado de salud, como alternativa a la falta de regulación de la jubilación anticipada en el sector.

La partida presupuestaria destinada ha ido variando año tras año en función de las circunstancias económicas y de la implicación y compromiso del Ministro de Transportes con el sector. Este año 2022, el Ministerio de Transportes dotó dicho Plan con una partida presupuestaria de 20 millones de euros tras los acuerdos alcanzados con las asociaciones que componen el Comité Nacional de Transporte por Carretera el pasado mes de Marzo. Esta dotación posibilitó que un total de 648 transportistas resultaran beneficiarios de las ayudas, aunque un 43% de los solicitantes quedaron excluidos por falta de presupuesto.

Por eso, resulta incomprensible que en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales para 2023, el Gobierno plantee recortar a la mitad el presupuesto destinado a dichas ayudas, en concreto rebajándolo a 9,9 millones de euros, lo que contrasta con lo anunciado la semana pasada por la actual Ministra de Transportes, Raquel Sánchez, que calificaba el Presupuesto de su Departamento para el próximo año como «el más social de la historia«.

Este proyecto estima que el año que viene se solicitarán 1.100 ayudas para el abandono de la actividad. De estas, solo se beneficiarían 320 solicitantes, 130 de los cuales serían transportistas con incapacidad permanente. Por lo tanto, quedarían 780 solicitudes sin cubrir.

Nuestra Federación Nacional, Fenadismer, instará a todos los Grupos Parlamentarios a que se incremente la partida presupuestaria destinada a tal fin, al menos hasta los 20 millones de año, con el fin de posibilitar un retiro digno al mayor número posible de transportistas que en las actuales circunstancias más lo necesitan.