La Junta de Castilla y León restringe que los conductores intervengan en las operaciones de carga y descarga para evitar contagios

  • El Gobierno autonómico ha publicado en el BOCYL de 4 de noviembre, el Acuerdo 76/2020 de 3 de noviembre, por el que se establecen los niveles de alerta sanitaria y se aprueba el Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, en la Comunidad de Castilla y León.
  • Es de justicia felicitar desde AGTCyL, a la primera Administración española que adopta una medida de protección de los conductores/as profesionales frente a la COVID-19.
  • Con esta restricción, AGTCyL pondrá en conocimiento de la autoridad sanitaria todas aquellas situaciones que nos trasladen los/as transportistas, en las que se continúe obligando a los conductores/as a realizar las tareas de carga y descarga de la mercancía.

El Plan de Medidas de Prevención y Control aprobado por la Junta establece literalmente que Las empresas cargadoras, logísticas y de transporte de mercancías han de cumplir las pautas de protección prescritas por la autoridad sanitaria, evitando contactos con el personal de conducción en el momento del intercambio de documentación en los sitios de carga y descarga. Así mismo, el personal de conducción, siempre que sea posible, no intervendrá en la carga y descarga, siendo ésta responsabilidad del centro donde se efectúe tal actividad, debiendo mantenerse dentro de la cabina o en las zonas específicamente habilitadas al efecto.”

Por consiguiente, mientras dure la emergencia sanitaria, dentro de la Comunidad Autónoma de Castilla y Léon los conductores profesionales no podrán intervenir en la carga y descarga y deberán permanecer en la cabina del camión o en zonas específicamente habilitadas al efecto, siempre que sea posible. Y desde luego, si se utiliza la expresión “siempre que sea posible”, no quiere decir excepto en el caso de pacto en contrario entre cargador y porteador como dice la normativa sectorial de transporte, sino que debe darse una situación que justifique que dicha operación debe ser realizada por el conductor.

Esta medida, junto a las demás que recoge el citado Plan, son de obligado cumplimiento, pudiendo aquellas personas físicas o jurídicas que la incumplan ser sancionadas con multa de hasta 60.000 euros, conforme prevé la vigente Ley General de Salud Pública. Por ello, la Asociación General de Transportistas de Castilla y León (AGTCyL) pondrá en conocimiento de la autoridad sanitaria todas aquellas situaciones que nos trasladen los/as transportistas dónde se les continúe obligando a los conductores/as a realizar las tareas de carga y descarga de la mercancía, contraviniendo esta nueva norma.

Esta decisión de la Junta de Castilla y León, contrasta con la cerrazón mostrada hasta el momento por el Ministerio de Transportes, ante la solicitud permanente de las federaciones de transportistas de restringir las operaciones de carga y descarga a través de una regulación de carácter sanitario. Así pues, mantener la posibilidad de que los conductores/as tengan que seguir realizando dichas tareas en los centros de carga y descarga, manipulando maquinarias de terceros en emplazamientos que les son ajenos y donde necesariamente se ven obligados a interactuar con personal perteneciente a esos centros de trabajo, no hacen sino aumentar las posibilidades de contagio de los conductores/as, además de ir en contra de todas las medidas de prevención sanitarias exigidas por el Gobierno en los últimos meses.

Contenidos relacionados

ndp-la Junta restringe carga y descarga-agtcyl.pdf