El Ministerio de Transportes actualiza el programa formativo del examen oficial para ser transportista

El Ministerio de Transportes ha modificado tanto la estructura de la lista de materias como el banco de preguntas y casos prácticos que sirven de base para que las Comunidades Autónomas puedan confeccionar los nuevos exámenes

Entre las novedades que incluyó la reforma parcial del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT) aprobado en 2019, cabe destacar la nueva regulación establecida para la obtención del título de competencia profesional para el transporte.

Este título necesario para poder ejercer como transportista, tras la eliminación del requisito de flota mínima y de antigüedad de los vehículos, se convierte en la práctica en el único requisito exigido para acceder a la actividad del transporte por carretera.

La nueva regulación estableció que a partir de este año 2022 se armoniza el nivel de exigencia formativo a nivel nacional, al confeccionarse el examen por una aplicación informática dependiente del Ministerio de Transporte, impidiendo que las Comunidades Autónomas puedan confeccionar el contenido del examen de forma independiente.

El objetivo de esta armonización es evitar el nivel tan bajo de exigencia que se venía produciendo en algunas autonomías.

Otra de las novedades es que la fecha de examen se elige por el aspirante “a la carta”, de tal modo que cualquier mes del año pueden examinarse, frente a la regulación anterior en la que las Comunidades Autónomas sólo programaban una o dos convocatorias de exámenes oficiales al año.

Asimismo, el Ministerio de Transportes ha actualizado el contenido formativo exigido para la realización del examen, adaptándolo a la nueva lista de materias establecida por el Reglamento europeo de acceso al mercado. Esto ha obligado a modificar tanto la estructura del programa formativo como el Banco de preguntas y casos prácticos sobre el que se confeccionan los exámenes oficiales en todas las Comunidades Autónomas.

También se ha llevado a cabo una revisión de los contenidos exigidos en cada una de las preguntas y casos prácticos, siendo especialmente significativa en los temarios correspondientes a acceso al mercado, derecho laboral y normativa técnica, introduciendo todas las novedades legislativas habidas en los últimos años.

Por ello, los aspirantes que vayan a examinarse deberán cerciorase que los manuales que utilicen para realizar el examen se ajustan a la nueva estructura y lista de materias exigida.