Alemania registra cifras preocupantes de ataques a transportistas y camiones estacionados

En los últimos meses, el sector del transporte de mercancías por carretera está sufriendo un alarmante aumento de los ataques a camiones estacionados en Alemania. Este incremento también se está registrando en otros países de la Unión Europea.

Los atacantes son bandas perfectamente organizadas cuyo modus operandi consiste en cortar la lona del camión y verificar rápidamente la mercancía para saber si el contenido puede venderse fácilmente en el mercado negro. En caso afirmativo, proceden a ejecutar el golpe de forma rápida y violenta, llegando a atacar incluso a los conductores que están dormidos con tal de conseguir el objetivo de llevarse la mercancía.

A pesar de decantarse principalmente por mercancía de la que se pueden deshacer rápidamente en el mercando negro, tal y como afirma Niels Beuck, director de la Asociación Federal de Transporte y Logística (DSLV), “en el pasado, los ladrones atacaban principalmente a los cigarrillos o los productos electrónicos de consumo. Hoy, en principio, todo es robado”.

Según la DSLV, solo el año pasado se produjeron unos 25.000 robos en Alemania, sin contar los numerosos casos en los que los ladrones no consiguen culminar su hazaña y que no se denuncian puesto que un transportista con solo la lona dañada no se detendrá para denunciar. Los daños causados por estos robos, ascienden a 1.300 millones de euros anuales, cifra que aumenta hasta los 8.200 millones en toda Europa.

En 2020 a pesar de la pandemia, los robos en Europa alcanzaron cifras nunca antes vistas. Entre las mercancías sustraídas están cigarrillos, comida, electrodomésticos, muebles y mascarillas. En nuestro país, fueron robadas cerca de Santiago de Compostela mascarillas faciales por valor de 5 millones de euros.